Las tortugas como mascotas


      
23 septiembre 2009. Categoría: Tortugas Etiquetas: .
tortugas acuaticas 02 300x225 Las tortugas como mascotas

Tortugas domésticas

Las tortugas son mascotas muy interesantes. Y conocer algunos detalles sobre su historia y las especies existentes las hace más atractivas para sus dueños y las personas que gustan de estos animales. En este artículo te ofrecemos algunos datos sobre las tortugas.
Las tortugas acostumbran despojarse de sus caparazones a medida que crecen, igual que las serpientes de su piel. La nueva caparazón semeja una hoja quemada.

Se cree que las tortugas son la más antigua familia de reptiles vivientes, y que han cambiado muy poco en sus 200 millones de años de existencia.

La tortuga más grande encontrada hasta hoy es la tortuga laúd, cuya caparazón mide más de 2,4m. de largo. Puede pesar hasta 860kg.

Según la biología y la historia natural, las tortugas son el único reptil cuya caparazón forma parte de su esqueleto.

Las tortugas no poseen dientes, pero tienen en cambio unos bordes callosos aserrados y afilados en ambas mandíbulas.

El largo cuello de la tortuga cuello de serpiente le permite mantenerse en el agua mientras toma aire de la superficie, evitando así exponerse a los ataques de los predadores.

Algunas tortugas son capaces de respirar bajo el agua a través de sus barrigas, en especial durante la hibernación.

Una de las tortugas más extrañas que se conocen es la tortuga lagarto de América Central. Tiene escamas en forma de escudo, semejantes a las de un lagarto, y una lengua especial que se mueve como una lombriz bajo el agua.

Las tortugas tienen una historia muy antigua, pero su aspecto es casi igual que en su día de origen. Las distintas especies se clasifican según su tamaño, color, hábitat y condiciones de vida. Algunas son acuáticas, otras viven en el lodo. Las hay mordedoras, de caparazón blando, etc.

Muy tranquilas y quietas, con largos períodos de hibernación y alimentación sencilla (mayormente a base de vegetales frescos), estas mascotas son ideales para quienes gustan de un compañero silencioso con un aura de misterio.

Comentarios (1)

Trackback URL | Feed RSS comentarios

  1. ana paola dice:

    yo tuve una tortuga y me duro una semana tenia el caparazón muy blando y no comía el día que la vi muerta estaba con los ojos abiertos y no se movía también estaba algo tiesa y me puse muy triste

Dejar un comentario