La depresión en los perros


      
22 septiembre 2009. Categoría: Perros Etiquetas: , .
perro triste La depresión en los perros

Depresión en los perros

De los problemas psicológicos que puede sufrir un perro, uno de los más habituales es la depresión, es decir, un estado patológico con disminución de toda actividad psíquica que afecta, en especial, al componente afectivo.

El problema de esta patología, en comparación con la humana es que existe escasa experiencia terapéutica animal y la dificultad para tratar al perro, ya que no existe comunicación posible con él.

Cada vez son más los estudios dedicados a entender las causas que llevan a la depresión animal. En la mayoría de ellos se senala al amo como principal responsable, al relegar a la mascota a un segundo plano y no prestarle la atención necesaria.

Existen dos tipos de depresión en los perros:

La depresión endógena, se caracteriza por la ausencia de motivaciones externas, por lo que se puede afirmar que tiene una causa genética.

La depresión exógena, que es más habitual, es consecuencia directa del entorno y puede tener causas muy variadas.

Cómo detectar y tratar la depresión en los perros:

Es posible detectar a tiempo la depresión en el perro. Para esto es necesario que el dueno preste atención al animal para observar su conducta y detectar si es ésta es anormal. Algunos síntomas pueden ser los siguientes: el perro presenta un carácter de apatía general, somnolencia, inapetencia o falta de interés hacia estímulos gratificantes… si es así, debemos pensar en la posibilidad de una depresión.

Esta patología puede afectar a todas las razas por igual, aunque numerosos estudios afirman que los Terrier y los mestizos, sobre todo si han habitado en perreras o en guarderías, son los más proclives a padecerla.

En el caso de apreciar estas conductas en el perro, lo primero que hay que hacer es consultar a un especialista. Lo más recomendable en estas situaciones es intentar mantener la actividad del perro, y el contacto con él; para que abandone el sentimiento de rechazo y se sienta apoyado por su dueno. En el caso de que no se pueda dedicar al animal el tiempo necesario, se puede suplir esta compania por música, radio o televisión, durante los periodos de soledad. Aunque está claro que no sustituyen el apoyo y el carino humano, sirven de ayuda en los momentos en que el animal esté solo.

Comentarios (5)

Trackback URL | Feed RSS comentarios

  1. Ana Paula dice:

    Sabéis que yo tenía muchos problemas con Uile porque no podía pasar mucho tiempo con ella, pero a partir de ahora hago mis compras por internet a través de carritus.com y el tiempo que pasaba en el super ahora lo disfruto con mi perrita!

  2. Leticia dice:

    mi perrita Morena se puso depresiva despues de tener un parto traumatico y perder su cria Necesito que me aconcejen como sacarla de ese estado Gracias

  3. Patricia dice:

    hola,tengo dos terrier y un gato acabamos de tener un bebe y el Westy esta comportandose como nunca, se mea por toda la casa cosa que no hacia y tiene 5 años y lo ultimo fue ayer que no estando nosotros en casa le deje abierto el salon porque entraba solecito y se subio encima del sofa BLANCO(que hay mas sofas y es el unico blanco)y vomito todo el sofa,el bebe tiene 7 meses y al yo haberlo observado empece a prestarle mas atencion,bañandole,cepillandole a diario cosa que nunca le hago….y no sirve de nada,cada vez le veo peor,me da mucha penita y no tengo dinero para llevarle al veterinario,va de martir parece que se va a morir de pena,que puedo hacer??necesito AYUDA.Gracias y perdon por la charla.

  4. Marina dice:

    Hola, tengo una labradora y últimamente esta super triste, hace unos días le dio un ataque epiléptico y lei por internet que uno de los sintomas podia ser depresion, pero aún la sigo viendo tristona y me gustaría saber si me podeis ayudar. Un saludo.

  5. AndreaD dice:

    Hola!

    necesito consejo, recién me case unos meses atrás y traje a vivir con nosotros a mi pomeranie, es una hembra de 6 añitos, que se llama Clio.

    Antes estaba en casa de mi madre, donde convivia con otras dos pomeranies (su mamá y una hermana) y un gato.

    Aquí tenemos un gato también, no a presentado mayor problema con el(aunque el gato aun no la ve con buenos ojos), pero me da terror pensar que se deprima, procuro sacarla a pasear dos o tres veces al día, pero no a querido comer desde que llego (tiene dos días aquí) y bebe poca agua.

    Ella tiende a ser flojita, pero me preocupa que no quiera comer y que hay momentos en el día, en que tenemos que salir y se queda solita con el gato.

    ¿que me recomiendan?

Dejar un comentario