La función del perro guardián y las razas ideales

Etiquetas: , .

La función protectora del animal por lo general se asocia con el tamaño de éste. Un mito que conlleva a decisiones equivocadas a la hora de elegir qué  raza de perro es la más adecuada como perro guardián.

perro guardian La función del perro guardián y las razas ideales



Un perro no es más protector por ser más grande, ni tampoco por ladrar a cada persona. ¿Por qué? Porque la función de un perro guardián es precisa: ladrar o atacar sólo cuando el amo lo necesita; cuando hay peligro.
Si alguien intenta saltar la cerca de seguridad de su propiedad, forzar la puerta, lanzar objetos a las ventanas, son los casos en los que el animal debe responder. Lo que no queremos es  que nuestro perro le ladre a cualquier persona o animal que pase por la puerta de nuestra casa.
Aunque algunos amos le resten importancia al ladrido, el entrenamiento del perro es tan importante que cuando carece del mismo puede volverse en contra de ellos: el bullicio inoportuno del ladrido del perro puede sesrvir a vándalos para disimular el sonido de la destrucción de herraduras, ventanas u otras artimañas de robos y asaltos.

Las razas ideales como perros guardianes
Hablemos de educación y genética Algunos perros están sólo para dar y recibir amor. Otros están genéticamente dotados para las funciones guardianas.Est o no los hace exentos de un entrenamiento específico.
Coinciden investigadores y veterinarios en la idea de que los Bloodhood, Vizsla, Brittany Spaniel, Bulldog, Siberian Husky, Golden Retriever, German Shorthaired Pointer, Old English Sheepdog, Pug, Bichon Frise y Cocker Spaniel son razas que algo podrían aprender, pero no está en sus genes esta función guardiana. Los ideales son los Rottweiler, Pastor Alemán, Doberman Pinscher, Terrier Escocés, West Highland White Terrier y el Schnauzer Miniatura. Este último es un ejemplo representativo de que el tamaño y la función no siempre son proporcionales.

Técnicas de entrenamiento

  • Cada vez que el perro ladre, ve hasta donde esté. Así se dará cuenta de que efectivamente logra tu atención y aprenderá a callar cuando tú estés presente.
  • Utiliza la técnica del premio-castigo. Si ladró debidamente (porque algún desconocido abrió la puerta o pasó la cerca) acarícielo, apláudale o dele una galleta. Y si ladró inoportunamente dígale un “NO” contundente.
  • Procura ser serio en el entrenamiento. Puede que la mascota tenga una reacción graciosa con una persona pero no puedes consentirlo si no quieres que se haga costumbre.
  • La constancia es importante para que el animal entienda a qué debe ladrarle y a qué no.
  • Prueba a que tus vecinos pasen con sus perros por el delante de tu casa y si el perro se altera, repréndelo. Es así como aprenderá a no ladrarle a cualquier cosa que se atraviese en su campo visual.

 

Recuerda que un perro jamás debe ser usado únicamente como alarma cuando gente indeseable aparezca. Es un compañero, otro miembro de familia que requiere cuidado, atención y amor. Si no puedes cubrir esas necesidades, opta mejor por un sistema de alarma de seguridad.