Cómo educar a un perro cachorro

Asegúrate de que desde el primer momento en que el cachorro llega a casa tenga preparado un espacio propio, un rincón para dormir que no sea utilizado por las personas de la familia u otros animales domésticos. Esto le permitirá pasar periodos cortos en soledad en su pequeño territorio y retornará a los juegos más contento y relajado.

cachorro perro Cómo educar a un perro cachorro



Cuando tu cachorro llegue a su su nuevo hogar, es una buena idea proveerlo de una bolsa de agua caliente  y colocarle un reloj que haga “tic-tac” en el cuardo donde duerme. Esto le ayudará a no extrañar el calor del cuerpo de su madre ni los latidos de los corazones de sus hermanos de camada, y le ayudará a relajarse en su nuevo ambiente, evitando que aúlle por angustie y soledad.

Intenta que tu cachorro esté entretenido vigilándolo a intervalos regulares durante el día. En períodos largos en los que deba permanecer solo en la casa, si no ha sido estimulado al juego puede desarrollar comportamientos destructivos. Los sencillos juegos de tirar lejos un juguete y pedirle que lo traiga repetidas veces estimulan la relación del animal contigo y permiten que el cachorro gaste sus energías.

No debes sobre entrenar al cachorro. Recuerda que un año de vida para un perro es similar a 7 años de vida de una persona. Los buenos comportamientos, la higiene y la sociabilización no deben forzarse creyendo que son rebeldes al entrenamiento cuando puede ser que en realidad el perro no esté lo suficientemente maduro.

El nombre que elijas para tu cachorro le acompañará de por vida. De lo que debes asegurarte es de enseñarle a responder al nombre, sin utilizar sobrenombres que lo confundan y establecer con él una relación de afecto que es siempre más importante que la disciplina en las primeras etapas de la vida de un cachorro. Para ayudarle a que lo aprenda, haz que aprenda a asociarlo a cosas agradables y divertidas. No permitas que solo oiga su nombre cuando ha hecho alguna travesura, en lo posible  nunca uses el nombre para reprenderlo. La palabra “NO” es suficiente para darle a entender cualquier comportamiento negativo.

A partir de que el cachorro entra en tu hogar y en tu vida, enséñale que responder a la llamada y venir hacia ti no es nada malo, sino lo mejor del mundo, premiándole y acariciándole cuando lo haga bien. Responder a la llamada por su nombre debe ser una experiencia agradable y la recompensa serán caricias. Marcando esta pauta de comportamiento te asegurarás de que cuando el perro sea adulto siempre responderá a tu llamada.

Enséñale a tu cachorro que morderte no es una experiencia agradable para ti reaccionando como si el dolor a sus mordiditas juguetonas fuese mayor. Mostrar expresiones exageradas de dolor resulta más efectivo para que el perro nos comprenda que regañarlo para que ponga fin a ese comportamiento.

Desde el principio tienes que marcar unas pautas de comportamiento del cachorro en casa. Si no quieres que el perro use el sillón de la sala, nunca le permitas subirse, lo mismo con las camas. No te dejes convencer por su mirada tierna y lo dejes un rato si vas luego a regañarle cuando vuelva a intentar subirse. Las normas deben ser claras, rotundas y siempre las mismas.

A todos los perritos les encanta saltar al saludar a cualquier persona. En lugar de reprenderlo, siimplemente no tienes que hacerle caso y obligarlo así a que espere hasta que deje de saltar para prodigarle cualquier atención. Sobre todo, no debes animar ese comportamiento acariciando y elogiando al perro cuando está en la posición de saltar. Esto puede resultar gracioso mientras el perro es cachorrito, pero dependiendo de la raza y de su tamaño de adulto, este comportamiento puede traer problemas cuando el perro sea grande y sepa que saltar es una manera fácil de recibir ateción.

Al llevar al cachorro al veterinario para sus primeras vacunas y chequeos de salud, es una buena práctica sentarse con el perrito en el regazo  mientras se espera a ser atendido, en lugar de tenerlo en el suelo. Además de reconfortarlo y tranquilizarlo más fácilmente en esa posición, el hecho de que puede haber otros animales enfermos en la clínica y tu perrito es vulnerable a contagiarse debido a su corta edad. Debes evitar que el cachorro entre en contacto directo con otros animales que puedan tener enfermedades infecciosas y estar allí al mismo tiempo que tu perrito.