Los niños y los beneficios de cuidar a sus mascotas

La salud mental y emocional de los miembros del hogar puede verse beneficiada a través del cuidado diario de una mascota adecuada para su edad y personalidad. No es lo mismo tener un animal a tener una mascota: La mascota es  un miembro más de la familia. El animal  se incorpora al núcleo familiar e interactúa con las personas.

niños cuidando mascotas Los niños y los beneficios de cuidar a sus mascotas

Los niños y  la tarea de cuidar de otro ser vivo.

Un deber es algo de lo que se tiene conciencia a partir de cierta edad. La edad entonces se hace relativa dependiendo de la madurez del niño y de la disposición de los padres a contribuir al desarrollo de la  responsabilidad. Lo que es indudable es que los niños aprenden de las mascotas mientras ven cómo éstas aprenden de ellos. Observar que viven en un mundo en el que sus acciones repercuten en los otros y que también son capaces de cuidar de otro ser vivo.
Tener una mascota dejará de ser saludable en el momento en que sea motivo de estrés



.  Antes de incluir un perro en el entorno de un niño tenemos que explicarle cómo cuidar de él y cuáles serán sus responsabilidades, como: sacarlo a pasear, darle de comer, mantenerlos aseados, etc. Tenemos que  decirle claramente la responsabilidad que implica una mascota.

El niño desarrollará valores positivos, si tiene a su cuidado a una mascota

Si la familia participa activamente, el niño aprenderá a preocuparse por otros y desarrollará distintos valores y actitudes:
Generosidad: verá que además de recibir, es importante dar afecto. Se dará cuenta de que hay necesidades diferentes a las propias y con ello habrá menos posibilidades de desarrollar actitudes egoístas.
Lealtad: sentirá alegría por algún tercero en estado de felicidad, pero también tristeza en el caso contrario.
Desarrollará la intención de hacer sentir mejor a un ser querido en los contratiempos.
Autorrealización: al ver que puede, efectivamente, hacer feliz a un tercero y cuidar de él.
Expresividad: principalmente en los niños algo solitarios. Con las mascotas pueden expresar sus emociones e incluso temores.
Autoafirmación: desde el momento en el que saben que tienen a alguien más en el cual refugiarse sin ser juzgados o reprendidos.