Entrenamiento físico con tu perro

Etiquetas: .

Razones para entrenar con la mascota sobran. Los perros se deleitan al estar cerca de su amo, estrechan lazos afectivos y además se mantienen saludables. Así como cada persona requiere una rutina de ejercicio distinta, cada animal tiene sus exigencias y habilidades dependiendo de su edad, peso, raza y entorno.

ejercicio con tu perro Entrenamiento físico con tu perro



Hacer ejercicio con tu perro

Está demostrado estadísticamente que la presencia de un perro en la casa motiva a sus amos a emprender una actividad física diaria, porque se siente como una obligación ejercitar a la mascota. Esta obligación de pasear al perro al menos tres veces al día equilibra el consumo calórico del amo, teniendo mayores probabilidades de mantener el peso corporal, así como niveles adecuados de colesterol y azúcar que aquellas personas sin mascotas.
En definitiva, ¿qué mejor forma de demostrarle amor a su mascota que a través de una dieta balanceada y una rutina personalizada de ejercicios? Antes de iniciar esta actividad, es importante consultar siempre a los expertos si la rutina de ejercicios propuesta es indicada para la mascota, con el fin de poder proporcionarle el entrenamiento que requiere a diario.
El perro debe aumentar la intensidad del ejercicio progresivamente. Veinticinco minutos bien invertidos, tres veces al día, funcionan mejor en la vida del animal que horas de excesivo esfuerzo físico. Evalúa también si tú te sientes cómodo con esta rutina. La idea es que al pasar del tiempo ambos consigan ese punto medio en el que se ejercitan mientras disfrutan de la actividad y de la mutua compañía.

Para evitar la monotonía y desarrollar más habilidades en el animal, expóngase a distintas actividades. He aquí algunas ideas:

Actividades con el perro dentro de la casa

  • Anímalo a subir y bajar escaleras, o a buscar la pelota o el hueso de un extremo de la habitación al otro. Llámalo también desde una habitación a otra.
  • Lo mismo sucede con la luz, al proyectarla de un lado al otro el animal la perseguirá y permanecerá entretenido mientras se ejercita. Crea una ruta de obstáculos con cajas, túneles, cubos o almohadas entre las habitaciones o camino hacia el plato de comida para que la mascota aprenda a sortearlos.
  • Juega al escondite. Deja que la mascota consiga a solas su juguete o alimento favorito.

Actividades con el perro fuera de casa

  • Varía de calles y paisajes. Si es posible,pasea a tu perro por distintos parajes para una completa estimulación: charcos de agua, arena, grama, concreto, terrenos accidentados, troncos, bancos, etc.
  • Es importante el uso de la correa, especialmente cuando hay niños y otros animales con los que pueda sobresaltarse. La correa también permite al dueño tonificar los brazos.
  • No tengas miedo en meterte al agua con el perro. La natación o hidroterapia relaja las tensiones, desarrolla la actividad respiratoria de ambos, además de la capacidad muscular.
  • Al pasear al perro por la calle, presta atención a posibles astillas, trozos de vidrio o ramas que puedan lastimarlo. Revisa las almohadillas de sus patas siempre al llegar a casa.

Recompensa para ti y para tu mascota

Regálate a ti mismo un suculento plato de comida bajo en calorías y al animal una merienda con nutrientes después de  la rutina de ejercicio.  Las demostraciones de afecto y halago siempre funcionan para reforzar el buen comportamiento del animal durante el ejercicio. También, tu perro sabrá agradecer un buen masaje que estimule la circulación sanguínea y lo haga sentir querido y premiado.