Convivencia entre bebés y mascotas

Si tienes una mascota y está en camino tu primer bebé puede que te asalten algunas dudas: ¿mantener o regalar a la
mascota? ¿Sería posible la convivencia entrela mascota y el bebé? Pues bien, si se cambian una serie de hábitos y se siguen las recomendaciones tanto de pediatras como de veterinarios no habrá problema y viviréis tranquilamente todos bajo el mismo techo.

convivencia bebes con perros y gatos Convivencia entre bebés y mascotas



Convivencia entre perros y bebés

  • Si ha de cambiar o reducir el tiempo de atención para con el animal, hágalo mucho antes de la llegada del bebé para evitar celos o depresión en la mascota.
  • Invite a amistades con niños a la casa y observe el comportamiento del animal. Preste más atención a los niños para que el perro aprenda que es normal que otros sean el centro de atención.
  • Acostúmbrelo a gritos, llantos y risas de bebés, bien sea en presencia de grupos familiares o a través de grabaciones de tales sonidos.
  • Cuando decida acercar el bebé al perro por primera vez, colóquele una correa a la mascota con la que se asegure distancia entre ambos. Deje que el perro lo observe continuamente. Con los días, ya acostumbrado a su presencia, permítale acercarse por cortos períodos de tiempo para que perciba su olor.
  • Antes de lavar la ropa del bebé, acérquela a la nariz del perro. Le ayudará a identificar a su pequeño amigo en la familia.
  • Enseñe al perro a mantener distancia con órdenes como “quieto”, “siéntate”, “fuera”. Prémielo cuando haga caso y repréndalo a tiempo cuando sea muy brusco o agresivo ante la presencia del bebé. Enséñele al bebé a ser sutil con el animal. Cuando se le enseña al perro a respetar al bebé, se convierte en su mayor protector y mejor amigo.

Convivencia entre gatos y bebés:

  • Los gatos son más territoriales, curiosos e irreverentes que los perros, estos animales bajo ningún concepto deben dejarse a solas con el bebé. Tienden a deslizarse agresivamente sobre los objetos, arañan y muerden instintivamente.
  • Define el territorio del bebé antes de que éste llegue. La cuna es uno de ellos, y como suele retener calor, es normal que el gato quiera adueñarse de ella. Disponga de la cuna antes de la llegada del bebé y coloque cartulina o papel aluminio sobre el colchón. Si el gato salta en ella, el sonido le resulta tan desagradable que no querrá volverlo a hacer. Otra opción es cubrir la cuna con una malla.

La mascota pierde el protagonismo ante la llegada del bebé.

Perder protagonismo en casa es más complicado para animales como el perro en comparación con animales independientes como gatos. Sin embargo, los perros, una vez acostumbrados, tienen mayor interacción con el bebé y sentido de protección.

Higiene en el entorno habitual del bebé.

En general, es importante mantener la higiene y evitar el contacto constante de la mascota con el entorno habitual del bebé. Toda mascota debe ir al veterinario antes de la llegada del mismo para sus respectivas vacunas, desparasitación y esterilización. De ahí en adelante, todo es cuestión de enseñanza y terapia grupal.

Evita enfermedades.

  • No permitas que ningún animal lama la cara del bebé con pocos meses de nacimiento. Su sistema inune aún no se ha fortalecido. Hay demasiadas bacterias en la lengua de un animal.
  • Si el bebé resulta muy alérgico a la presencia del animal, tenddrá que prescincir de la mascota o mantenerlos totalmente aislados uno del otro.