Tener un gato como mascota y lo que conlleva

Antes de integrar a un gato en la familia, ten en cuenta características de su raza y evalúa si son acordes al estilo de vida que se lleva en casa. El hecho de que los gatos sean independientes no exime al propietario de la responsabilidad del cuidado diario que requieren como mascotas.

gatos domesticos Tener un gato como mascota y lo que conlleva

Para los niños, los gatos son divertidos: juguetones y elásticos como pocos animales. Su esqueleto es flexible gracias a los casi 300 huesos que lo conforman. Pero esa misma flexibilidad y potente musculatura les permite trepar por cualquier lugar, lo que podría ser un tormento para los habitantes de la casa. Las personas de la tercera edad apuestan por este tipo de compañía ya que no exige, como los perros, de dos o tres paseos diarios fuera de casa.

Los gatos y su territorio

Las uñas de los gatos



son de cuidado ya que podrían lastimar a alguien o dañar los muebles de la casa. Los arañazos en muchas ocasiones son su forma de marcar territorio o tomar posesión de objetos. Enséñele a respetar lo que no le pertenece.
Orinar para “marcar”: Algunos gatos, en especial los machos, marcan territorio con el orine. Es un tipo de orine que más bien parece spray. Si se castran, cesa este tipo de secreción y entonces delimitan territorio frotando su cara en el área ya que con esto liberan feromonas.

Los gatos también sienten

Ten en cuenta que los gatos son sensibles al estado de ánimo del dueño, su postura corporal, etc. Vigile que su ánimo no afecte al felino. Pueden ser tan temperamentales como el ser humano: pasar de un estado de paz a la agresividad extrema; mientras más viejo el animal, más probabilidades de que suceda. En ocasiones es consecuencia de enfermedades, especialmente las que afectan al sistema nervioso, o de procesos dolorosos como la artritis.
Aprende a interpretar el lenguaje corporal de los gatos. Si los ojos están fruncidos el animal está a la defensiva. Si sus orejas están abiertas y hacia adelante, es porque está contento.

Hábitos de alimentación del gato

En lugar de comidas grandes como los perros, los gatos hacen de 8 a 16 comidas pequeñas, lo que quiere decir que deben tener a disposición los alimentos si usted no está en casa por largas horas. Los cereales pueden causar diarreas y la leche intolerancia en el sistema digestivo, el cual es un poco más sensible al de otros animales por sus órganos pequeños y estrechos.

El cambio del tipo de alimentación puede causar trastornos en la mascota. Hágalo progresivamente, con una semana, al menos, de transición en la que mezcle gradualmente el nuevo alimento con el acostumbrado, hasta que ya éste desaparezca.

El gato se encarga de su propia limpieza

Al lamerse el cuerpo extiende la grasa que segregan las glándulas cutáneas. Así mantiene la piel hidratada y suave. Pero cuando el pelaje del animal es espeso y largo sí exige un cepillado continuo, incluso diario.

Otras cuestiones:

Cuándo mudan el pelaje:Los felinos que viven fuera de casa mudan el pelaje dos veces por año, mientras que los que viven en interiores mudan continuamente por la falta de exposición a la luz natural diurna.

Enfermedades en los gatos: Un macho no castrado se expone a parásitos y es más susceptible a enfermedades que se trasmiten por la saliva como la leucemia y el síndrome de inmunodeficiencia felina.

Esperanza de vida del gato: Un gato domesticado y bien cuidado puede durar hasta 20 años. Son dos décadas de compañía, pero también de gastos de alimentación y atención veterinaria que debe estudiar antes de asumirlos.